Esfuérzate sin sufrir. Fortaleza emocional aplicada.

Los objetivos suponen un esfuerzo, nunca sufrimiento. A menudo confundimos esfuerzo con sufrimiento. Parece que si no sufrimos cuando vamos a correr no hemos hecho nada. A veces nos castigamos sufriendo sin sentido, como una especie de penitencia que nos redime y nos relaja aparentemente. Otras veces creemos que lo que no duele no es bueno… ¡Pues no! No sufras… No confundas el sufrimiento con el esfuerzo…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *