tomas@tomasnavarro.net

Un día sin música es un día perdido

Un día sin música es un día perdido

musica‘Una historia os contaré… Es la historia de una hormiga…’

Durante varias semanas he escuchado a mi hija cantar por casa estas frases pertenecientes a una cantata en la que participaba.

– ¿Cuál es la historia cariño? Le pregunté con el objetivo de satisfacer mi curiosidad.

– Es la historia de una hormiga que quiere ir a América.

¡Pero que interesante! Además de disfrutar cantando ha reflexionado gracias a una estimulante fábula donde se exalta la curiosidad y el valor para descubrir nuevas tierras y formas de vida. La aventura de nuestra querida hormiga no le llevó a américa, pero si que le permitió conocer otras culturas, desarrollar su valor, superar sus limites y, en definitiva, vivir… vivir intensamente la aventura de su vida.

Pero volviendo a la música.A veces creo que vivo en un musical donde la banda sonora la pone mi hija. ¡Creo que canta más que habla! Y es que la música es un lenguaje universal que estimula el cerebro, el cuerpo y el alma. De hecho creo que la música es tan importante que debería ser un lenguaje de obligado aprendizaje a lo largo de toda nuestra vida académica.

Pero hoy es un día triste, hoy es un día sin música y un día sin música es un día perdido. Hoy los músicos han decidido callar sus bocas y cruzar sus brazos en señal de protesta contra el maltrato cultural que están recibiendo. Todo mi apoyo y mi reconocimiento para los músicos, esas personas bohemias, libres, ilusionadas, capaces de crear e interpretar emociones. La música es emoción, la música es cultura, pero sobretodo la música es estimulante. Con la música aprendemos la forma y fondo de la belleza, sintonizamos con nuestro lado más emocional, despertamos nuestra creatividad, sentimos, amamos, lloramos y reímos. La música nos puede excitar y nos puede relajar. Cuentos, leyendas y fábulas se han conservado durante miles de años gracias a la música. Grandes descubrimientos se han producido gracias a la co-inspiración de la música. He pasado horas escribiendo acompañado de Einaudi, Bach, Chopin, Beethoven y muchos más músicos, intérpretes y compositores clásicos y contemporáneos…Podemos sentir la energía en cada nota… ¡La música es vida!… ¡La música es cultura!

Por todo esto y por mucho más, que nunca más tengan que cerrar sus bocas y cruzar sus brazos los músicos.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.